EFECTOS COLATERALES DE LOS CAMBIOS HORMONALES:

El aparato fonador está dentro de nuestro cuerpo por tanto deberemos lidiar con: 

  • Aumento de cansancio y falta de energía: faltará apoyo porque los músculos no tienen tanta fuerza. Las calidades vocales más exigentes como el belting, la potencia vocal o los efectos más arriesgados se verán directamente comprometidos.
  • Falta de brillo en la voz
  • Fatiga vocal
  • Falta de intensidad
  • Problemas de afinación
  • Cierta disfonía o ronquera
  • Falta de precisión en pianissimos (sonidos de volumen muy bajo)
  • Exceso de aire en la voz (las cuerdas vocales cuando se inflaman no cierran adecuadamente y dejan pasar más aire del habitual). 
  • Lidiar con los dolores relacionados con la regla

En ciertos géneros como el canto lírico donde la precisión, el rango de agudos y la afinación milimétrica, es imprescindible, los problemas que arrastra la menstruación llevan a algunas sopranos a anular o aplazar actuaciones.

En mi caso personal, noto CLARAMENTE, mi fase premenstrual y menstrual con: aumento de mucosidad en pliegues vocales (también debido a un aumento de reflujo ácido), pérdida de brillo y calidad en el sonido (la voz está menos clara y más rasposa), dificultad en llegar a mis notas más agudas, cansancio y falta de energía, falta de concentración y memoria…pero por contra, un claro aumento de la sensibilidad musical, sensibilidad personal, creatividad o aumento de la capacidad auditiva. 

Soluciones: Descanso. Bajar los niveles de autoexigencia. Comprensión. Conocer estos síntomas y tenerlos en cuenta. No sentirme mal por ello y por los problemas que me puedan acarrear en las clases, ensayos o conciertos. Dar a conocer esta información a alumn@s, compañer@s músic@s…. ser buena conmigo misma y seguir estando muy orgullosa de ser mujer. Poco más. 

¿Has notado estos síntomas?