Algo tan obvio y sencillo pero que nos cuesta tantísimo. Hemos visto mil conciertos, de rock, de ópera, de soul, heavy metal…nos encantan esas voces, nos encanta ver a nuestros artistas favoritos sobre el escenario, verles cantar, actuar e interpretar, pero la verdad es que casi nunca nos hemos fijado en lo qué realmente hacen con sus bocas.

En el video que podemos ver a continuación, Anna Netrebko una de mis sopranos favoritas, canta “Quando me’n vo'” una aria de la famosa ópera La Boheme de Puccini.Es increíble ver como trabaja con todas y cada una de las palabras, como coloca la boca para conseguir un sonido excelente. La posición de su lengua siempre plana, cómo los labios siempre cubren los dientes. Todos estos recursos usados en la ópera son exactamente los mismos para todos los estilos de música cuando queremos usar una buena técnica vocal-bucal y queremos controlar el sonido.

Cuando empezamos a cantar la tendencia es la de no abrir la boca y subir o arrugar la lengua, poniendo así, muchas barreras para que el sonido salga. No me canso de repetir a mis alumnos de Canto con Clase: “¡¡PARA CANTAR, ABRE LA BOCA!!”. Nos quedamos en la misma obertura que usamos al hablar, la justa y necesaria para que nos oigan al hablar, pero eso no nos sirve cuando lo que queremos es hacer notas altas y potentes.

Sea cual sea el estilo. Para muestra, un botón; aquí tenemos a Steve Perry, vocalista del mítico grupo de rock Journey. Perry, tiene una técnica perfecta como vocalista y también podemos apreciar su posición bucal y las mismas características previamente comentadas para la soprano Netrebko.

1. Lengua: la tendencia cuando empezamos a cantar es que en la mayoría de consonantes y vocales se nos arrugue, sobretodo la parte trasera, obstaculizando así nuestra faringe y poniendo trabas a la salida del sonido.

2. Labios: muchas veces se nos retraen, dejando al descubierto los dientes, ¡error!esto nos lleva a un mal hábito conocido como “spreading”. El Spreading (desplegar o extender en inglés) nos lleva a una excesiva apertura de la boca en horizontal, perdemos el control del sonido y se producen gallos. Si nos fijamos en ambos videos, tanto la cantante de ópera como Steve Perry, para hacer los agudos abren su boca hacia abajo, la mandíbula cae, pero nunca se abren las comisuras de los labios en exceso.

3. Paladar blando: Cómo mis alumnos saben, es el otro gran caballo de batalla. Situado en el final de nuestra cúpula palatal, es la zona de donde cuelga la úvula o campanilla. para hacer buenos agudos hay que aprende a controlar esta zona, aprender a controlar su elevación. Es una parte difícil de aprender, se tarda y hay que adquirir sensibilidad y reconocer muy claramente la zona para lograrlo, pero se puede. Es difícil apreciar esta zona, tanto en los vídeos como en las clases, ya que queda en una zona no visible de la boca y para que nos vamos a engañar, hay que tener cuidado y ser sensibles al trabajar esta zona, ya que es justo donde se encuentra también, el reflejo del vómito…take it easy singers!!

Y ahora para hacer un camino transversal por la música, apliquemos lo mismo para el soul con la diva Aretha Franklin, el musical con Lea Michelle y el pop con Beyoncé:

y por último la profe en su último concierto 😉

Para Cantar, abre la boca

Para cantar, abre la boca

A practicar chicos/as 😉

Share This